Nacionales

Itaipú vuelve a abrir compuertas tras incremento de agua

La Central Hidroeléctrica Itaipú enfrenta el desafío de manejar el incremento de agua en su embalse, equilibrando seguridad y turismo.

Compuertas abiertas en Itaipú. Foto: X.

En una demostración de la majestuosidad y a la vez la fragilidad de la naturaleza frente a la ingeniería humana, la Central Hidroeléctrica Itaipú, situada en la ciudad de Hernandarias, volvió a abrir sus compuertas este martes 14 de noviembre.

Esta medida, que busca manejar el aumento del nivel del embalse por encima de los 220,43 metros sobre el nivel del mar (msnm), se espera que continúe durante la próxima semana.

Este evento se produce en un contexto donde el río Paraná aún no retornó a sus niveles normales, debido al caudal del río Iguazú. Sin embargo, el vertido en Itaipú no se prevé que cause un aumento significativo del nivel del río Paraná aguas abajo de la represa, según un informe de la entidad. Para este miércoles 15, se estimó un vertido aproximado de 1.408 m³/s.

Unite a nuestro canal de WhatsApp

La apertura de las compuertas de Itaipú implica una dualidad de escenarios: por un lado, la preocupación de los moradores de barrios ribereños ante posibles inundaciones; y por otro, la transformación del vertedero abierto en un atractivo turístico adicional para los visitantes de la central hidroeléctrica.

Según los reportes técnicos, el embalse de la central se encuentra al límite debido a las lluvias de las últimas semanas. Itaipú jugó un rol crucial en mitigar la crecida del río Iguazú, utilizando su volumen de espera y regulando el vertido durante 11 días consecutivos. Es probable que las compuertas se mantengan abiertas hasta la próxima semana inclusive.

La Comisión Especial de Crecidas de Itaipú está monitoreando constantemente la situación para implementar estrategias operativas necesarias, garantizando así la seguridad de la presa y brindando asistencia a las familias afectadas por las inundaciones.


El fin de semana pasado, algunos residentes de los barrios San Rafael y San Agustín pudieron regresar a sus hogares, después de haber sido desplazados por la crecida del arroyo Acaraymi. Mientras tanto, otros ribereños permanecen en albergues mantenidos por la Binacional, a la espera de que las condiciones mejoren.

La atención se centra en el río Iguazú, que desemboca en el río Paraná, debido a las lluvias intensas pronosticadas en la cuenca de ambos ríos. Se está controlando el volumen de descarga de las usinas aguas arriba de Itaipú para prever la afluencia al embalse en los próximos días.

Itaipú, una central hidroeléctrica de pasada, cuenta con una capacidad de volumen de embalse pequeño en relación con su producción de energía. El agua que llega como resultado de la operación de unas 55 usinas ubicadas aguas arriba del río Paraná, más el aporte de ríos intermedios, se utiliza para la generación de energía.

La seguridad de la presa es primordial. En caso de excedentes de caudales provenientes de estas usinas o de lluvias en la región del embalse, es necesario drenar este excedente para garantizar la seguridad tanto de la presa como de la población aguas abajo. Este proceso se lleva a cabo con meticulosa precaución.

El vertedero de Itaipú, dotado con tres canaletas y 14 compuertas, tiene la función de descargar el agua que no se utiliza en la generación y que no puede ser almacenada en el embalse. Fue proyectado con una capacidad máxima de descarga de 62.200 m³/s, lo que equivale a 40 veces el caudal promedio de las Cataratas del Iguazú.

Fuente: ABC.

Vea También
    None Found