Policiales

Pastor Insfrán, vinculado a esquema criminal de narcotráfico y lavado de dinero, según Fiscalía

El Fiscal Meiji Udagawa afirma que el pastor José Insfrán, hermano de Tío Rico, era un miembro activo en el esquema criminal de la familia, dedicándose principalmente al lavado de dinero.

Foto: ABC Color.

El pastor José Insfrán, hermano de Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico, se entregó a la Fiscalía para someterse al proceso que investiga el operativo A Ultranza PY. Según el fiscal Meiji Udagawa, a cargo de la investigación, existen “elementos suficientes” para vincular a la familia Insfrán con actividades de narcotráfico y lavado de dinero.

A pesar de que el religioso se declaró inocente tras presentarse ante las autoridades, Udagawa sostuvo que cuentan con pruebas que demuestran que Insfrán era un miembro “activo” del esquema criminal de la familia. El fiscal afirmó que el pastor era el principal encargado de lavar el dinero procedente de las actividades ilícitas.

“Hay elementos suficientes para demostrar nexos entre el narcotráfico y el lavado de dinero en el esquema en el cual él formaba como parte activa. Entre lavado de dinero y asociación criminal ya hay elementos para involucrarle a él”, declaró Udagawa.

Por el momento, Insfrán está procesado por lavado de dinero y asociación criminal. Aunque no se le imputa por narcotráfico, el fiscal no descarta que se le sumen otros delitos a la lista. De ser así, el pastor podría enfrentar una pena de más de 10 años de prisión.

En cuanto a los demás miembros de la familia Insfrán, Udagawa señaló que nunca pudieron conversar con ninguno de ellos, ya que todos huyeron. Una de las hermanas de Insfrán también está procesada por lavado de dinero y continúa prófuga.

El fiscal detalló que la familia posee un considerable patrimonio injustificado. Entre los bienes de la familia se incluyen una pista de aterrizaje, aviones, vehículos de lujo, una mansión, propiedades ganaderas y otros. “Todo este lujo, este caudal económico, exposición de bienes y dinero que él hacía a todas luces y llamaba mucho la atención, evidentemente no puede ser derivado de su actividad religiosa como pastor”, sentenció Udagawa.

José Insfrán estaba prófugo desde el inicio del megaoperativo, pero decidió entregarse alegando que “Dios le habló” y le dijo que lo hiciera. Su hermano, Tío Rico, ya se encuentra en prisión después de ser arrestado en Brasil y extraditado a Paraguay.

Fuente: Última Hora.

Vea También
    None Found