Nacionales

La corrupción en la Policía es un secreto a voces, afirma Riera

El ministro del Interior, Enrique Riera, admitió que la corrupción en la Policía Nacional es un problema histórico que “todos conocen”.

Enrique Riera, senador suspendido. Foto: UH.

Enrique Riera, el ministro del Interior, subrayó que siempre hubo corrupción al interior de la Policía Nacional, pero que “nadie nunca lo dijo”. Admitió “lo mal” que está el país en este sentido, para que se entienda que se necesita “mucho más” en seguridad.

El titular del Ministerio del Interior fue consultado en radio Chaco Boreal 1330 AM sobre cuál es la imagen que ahora proyecta el país tras haberse confirmado que se eliminó en Interpol Paraguay el código rojo de Gianina García, esposa del supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset.

Enrique Riera alegó que es una cuestión de la que todos hablan, pero que no se hace pública, sobre la Policía Nacional.

“Lo que está pasando en Paraguay, particularmente en el área de seguridad, es un secreto a voces. Nada más que este Gobierno, a partir del 15 (de agosto), decidió no mentir y no cubrir. Entonces, cuando se producen hechos de corrupción, cuando se producen fallas en el sistema, nosotros lo contamos”, dijo.

El secretario de Estado reconoció que “obviamente no transmite una buena señal”, ya que la imagen que da la institución policial es que “se cae a pedazos” y que no es tanto así.


“Esto siempre fue así, pero nadie nunca lo dijo”, prosiguió sobre la corrupción al interior de la Policía Nacional.

De acuerdo con el ministro del Interior, este “fenómeno” tenía que saltar “más tarde o temprano”.

“La otra opción es no decir nada y después que se filtre. Después tenés que estar desmintiendo y realmente no es lo que quiero hacer. Realmente, yo quiero contar lo mal que estamos para que la gente pueda entender que necesitamos mucho más en seguridad”, resaltó.

Sostuvo que en materia de seguridad hay dos frentes de combate, uno que es el frente externo, que tiene que ver con el combate a la delincuencia diaria, y lo otro es dentro de la Policía Nacional, sobre la cual refirió que hay “un proceso de depuración difícil.

“Cuando identificamos a una persona, a un grupo de oficiales, apartamos la manzana podrida de la sana, porque hay una mayoría absoluta que está comprometida con la institución y, en este caso, Interpol no podía ser la excepción”, añadió el secretario de Estado.

Fuente: Última Hora.