Política

Acuerdos políticos sellan pases al cartismo en Caaguazú

Marcelo Soto, Mario Varela y Édgar Olmedo, líderes políticos de Caaguazú, concretaron su pase al cartismo tras negociaciones que involucraron cargos y manejo de presupuestos en proyectos departamentales.

Plenaria. Los líderes de Caaguazú hicieron un encuentro con sus bases del departamento. Gentileza.

El escenario político en el departamento de Caaguazú ha experimentado un significativo reacomodo tras la concreción de acuerdos entre destacados líderes regionales y el movimiento cartista. El gobernador Marcelo Soto, junto con el senador Mario Varela y el diputado Édgar Olmedo, han sellado su pase a las filas del cartismo, abandonando así sus anteriores posiciones en las carpas disidentes. Detrás de estos movimientos se encuentran negociaciones que involucran cargos estratégicos y el manejo de presupuestos en proyectos departamentales.

Los tres referentes, originalmente provenientes de Fuerza Republicana, el movimiento liderado por el expresidente Mario Abdo Benítez, han venido reagrupándose en un nuevo eje político tras la pérdida de influencia del senador Silvio Ovelar en la región. Esta maniobra política se ha desarrollado bajo la conducción del vicepresidente Pedro Alliana, quien ha encabezado las negociaciones que han dejado completamente relegado al exmandatario Abdo Benítez en la zona.


Los acuerdos alcanzados implican una serie de intercambios y promesas. Por su parte, el gobernador Marcelo Soto ha recibido la garantía de poder administrar obras que se llevarán a cabo en Caaguazú. Mientras tanto, el senador Mario Varela asegura su permanencia en el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados (JEM), y el diputado Édgar Olmedo mantiene su posición en el Consejo de la Magistratura (CM).

La motivación principal detrás de estos pases políticos radica en el acceso a recursos tanto a nivel del gobierno departamental como en los municipios. Los líderes de Caaguazú enfrentan una intensa presión por parte de sus bases para cumplir con las concesiones presupuestarias, sin las cuales resulta complejo mantener las lealtades políticas. En este contexto, un grupo de alrededor de cinco intendentes ejerce presión por recursos que solo pueden ser otorgados desde el oficialismo.

El ministro de la Vivienda, Juan Carlos Baruja, ha desempeñado un papel clave en las negociaciones. En una reciente conversación con los jefes comunales, Baruja prometió la construcción de unas 100 viviendas en sus distritos, bajo administración municipal, como parte del proyecto Che Róga Pora, destinado a los sectores de clase media.

Lea más: Che Róga Porã: Selección de desarrolladoras con vínculos políticos y negro historial

El movimiento conformado por Soto, Varela y Olmedo busca afianzar su relacionamiento con las bases en Caaguazú, con miras a futuras elecciones y a su desenvolvimiento político institucional. Sin embargo, inicialmente se había contemplado una mayor afinidad hacia el presidente Santiago Peña, fuera del movimiento Honor Colorado. El diputado Olmedo había aclarado que se trataría únicamente de un movimiento regional, con el objetivo de construir un bloque de parlamentarios que pudieran trabajar en proyectos específicos para su región.

Las conversaciones incluyeron acercamientos con la senadora Lilian Samaniego, aunque el resultado de estas negociaciones no quedó claro, ya que se buscaba un movimiento más amplio a partir del regional. Diputados como Roberto González, Mauricio Espínola y Juan Maciel Merlo rechazaron la propuesta para permanecer en Fuerza Republicana, respondiendo a Mario Abdo Benítez. Además, se mantuvieron diálogos con el diputado Daniel Centurión sobre un posible proyecto electoral en Asunción.

Queda por verse si el senador Mario Varela continuará formando parte de la bancada independiente junto a Lilian Samaniego, Juan Afara y Arnaldo Samaniego. Varela, quien fue ministro de Desarrollo Social durante el gobierno de Mario Abdo Benítez, actualmente integra el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados.

Por su parte, Édgar Olmedo ocupó varios cargos durante la administración de Abdo Benítez, incluyendo el de ministro de Justicia y representante del Ejecutivo ante el Consejo de la Magistratura. Actualmente, se desempeña en este último cargo, pero en representación de la Cámara de Diputados.

Otro punto clave en las negociaciones es el proyecto Hambre Cero, cuya administración el cartismo ha otorgado a los gobernadores. Sin embargo, esta concesión para los colorados es un arma de doble filo, ya que en caso de que surjan hechos de corrupción, se podría retirar la gestión del presupuesto del almuerzo escolar como una forma de mantener los apoyos alineados.

Unite a nuestro canal de WhatsApp

Las negociaciones en torno a estos pases políticos han abarcado diversos aspectos, desde el manejo de presupuestos en proyectos como Hambre Cero y la construcción de viviendas, hasta la asignación de cargos estratégicos en el Consejo de la Magistratura y el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados. Todo esto con el objetivo de garantizar la cercanía al oficialismo y asegurar el acceso a recursos para las bases políticas en Caaguazú.

Fuente: Última Hora

Vea También
    None Found