La mala educación, un problema global de la realidad paraguaya

Según estudios realizados por investigadores, la educación paraguaya presenta falencias que deben ser solucionadas en la brevedad posible.

Foto: Abc.

Los resultados de las pruebas de SNEPE señalan que persisten dos temas centrales que requieren el desarrollo de acciones concretas en diferentes niveles institucionales, locales, departamentales y nacionales.

En relación al tema la investigadora y docente de Investigación para el Desarrollo, Gabriela Walder explicó los motivos de los problemas que presenta la educación paraguaya.

La misma sostuvo que la situación por la que atraviesa la enseñanza es responsabilidad de varios sectores, no solo del Ministerio de Educación y Ciencias (MEC).

La investigadora remarcó que es importante acotar que los padres, maestros y el ministerio tienen su cuota de responsabilidad en el mal rendimiento de los alumnos.

Manifestó además que no todo está mal, ya que existen colegios públicos y privados que presentan muy buenos resultados y que lo importante sería tomarlos como ejemplos para empezar con el cambio en las instituciones que sí presentan dificultades.

La experta mencionó que los principales temas analizados fueron la permanencia en las escuelas y la calidad de la educación. Remarcó que  estas dos problemáticas requieren una intervención inmediata.

Los investigadores plantearon cuál sería el camino a seguir para posibles soluciones como el fortalecimiento de políticas de ingreso oportuno, mantenimiento de bajos rendimientos año a año o repetición de un grado o curso no contribuye a la permanencia, desarrollo de estrategias didácticas que contemplen la diversidad y contar con escuelas que privilegien el encuentro y creación no solo lo cognitivo

Así también la utilización de estrategias que propicien el desarrollo de habilidades compleja; la transformación de rol de supervisiones pedagógicas, del control y de la palabra al acompañamiento y acción directa; y la creación/fortalecimiento de espacios que propicien la reflexión entre pares.

Gabriela Walder. Foto: Cristina Constantinni.