Empresario denuncia espionaje con sistema estatal

Un empresario denuncia que sus dispositivos fueron intervenidos por una herramienta informática. Asegura que encontró en su nube grabaciones e imágenes que él no generó. Teme que sea un sistema que fue adquirido años atrás por el Gobierno.

Ilustración. Foto: @Onfreespeech.

El ingeniero Arsenio Benítez conversó con RDN y habló sobre lo que le toca vivir desde unos meses atrás. Los dispositivos electrónicos, entre ellos su celular, computadoras y otros aparatos, aparentemente fueron intervenidos por un agente extraño a su conocimiento.

El hombre se dio cuenta de lo que le estaba pasando cuando encontró en su nube (el servicio de almacenamiento en Internet) varias grabaciones, videos e imágenes de cuestiones que él no capturó. Aparentemente, un agente extraño a él tomó el control de su celular sin que él se diera cuenta.

Su computadora personal y otros dispositivos también muestran indicios de que están bajo una cierta injerencia externa, comprobó Benítez.

La cuestión pasó a mayores cuando unos meses atrás, Benítez fue abordado por desconocidos, logró huir y refugiarse en una comisaría. Hoy en día cuenta con custodia policial y privada.

Motivos

En cuanto a las razones, el hombre habla de ciertas cuestiones empresariales y de propiedades, que podrían ser las causas para que él sea el blanco de espionaje.

El empresario se desempeña en el rubro del control de plagas y actualmente es miembro de la Cámara Paraguaya de Controladores de Plagas (CPCP).

Por otro lado, en 2015, Benítez había denuncia a través del diario ABC Color, la invasión de un terreno en la zona de Guarambaré.

Según la versión del empresario, el Instituto Nacional de la Tierra y el Hábitat (Indert) se adjudicó unas 38 hectáreas, las cuales son propiedad de la familia Benítez.

Benítez explicó sobre el punto a RDN que la propiedad se encuentra sobre la ruta Acceso Sur y tiene un valor elevado actualmente.

Arsenio Benítez en la oportunidad que realizó la denuncia en ABC Color. Foto: ABC Color.

Desde el Estado

Benítez tuvo que asesorarse y llegó a la conclusión de que la forma en que sus dispositivos fueron intervenidos, correspondería a un trabajo de una herramienta de espionaje invasivo llamado Finfisher. Este tipo de sistema fue adquirido en 2012 por la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) en 2012.

En varias oportunidades, los responsables en aquel momento de la institución, Francisco De Vargas y Luis Alberto Rojas, se encargaron de desmentir la adquisición, sin embargo hoy están procesados por una compra supuestamente sobrefacturada del sistema.

Incluso, Rojas en algún momento indicó que lo adquirido solo sirve para ubicar a personas mediante dispositivos.

Una cuestión llamativa del caso consiste en que trascendió en los medios la factura de compra del Finfisher, sin embargo los documentos no se encuentran en el sitio web de la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP).

Benítez teme que la herramienta se encuentre en poder de un ente del Estado y sea utilizado al antojo de ciertas personas para beneficios personales de terceros.

Abajo las pruebas de la compra de los equipos de espionaje:

Factura de compra de los equipos. Foto: ABC Color.
Acta de entrega de los equipos. Foto: ABC Color.