Imputan a empresario por matar a su esposa

El empresario Gerardo Stadecker quedó detenido ayer en el Departamento de Investigación de Delitos de la Policía por ser sospechoso de matar a su esposa Sabryna Breuer Rodríguez Alcalá, quien falleció este fin de semana en el domicilio que ambos compartían en el barrio Mburucuyá, de Asunción.

El empresario Gerardo Stadecker quedó detenido ayer en el Departamento de Investigación de Delitos de la Policía. Foto: ABC Color.

El comisario Éver Caballero, jefe de la Comisaría 10ª Metropolitana, indicó a Última Hora que sus agentes recibieron una llamada para verificar un supuesto hallazgo de cadáver.

Cuando acudieron al lugar, fueron recibidos por Stadecker, que en principio dio la versión de que había encontrado a su esposa tendida en el piso, ni bien despertó en la mañana del sábado. Luego dijo que llamó a los paramédicos y luego a la Policía.

La autopsia realizada a la víctima, por órdenes el fiscal Yoan López, fue determinante para la detención del sospechoso, quien alegó en un principio que su esposa sufrió una muerte por ACV. Sin embargo, cayó en contradicciones, cuando dijo que quiso reanimarla, pero que sus esfuerzos fueron en vano.

Por su parte, el cuerpo médico forense encabezado por el doctor Pablo Lemir determinó el caso como “muerte violenta homicida.

Por lo que las fuentes de la investigación afirman que la mujer recibió un fuerte golpe en el pecho, en la zona del corazón, que dañó severamente el ventrículo derecho, lo cual le produjo un profuso sangrado, luego le rompieron el hueso de la tráquea, que le ocasionó una asfixia y determinó su deceso.

Así mismo, Stadecker  fue sometido a la prueba de alcotest, el cual dio como resultado positivo 0,40 mg/l. Además, previa autorización judicial, se procedió a tomarle muestras de sangre, a fin de que las mismas sean sometidas a pruebas de alcoholemia y screening toxicológico.

Cabe destacar que días atrás la víctima fatal realizó una denuncia en la Comisaría 10° Metropolitana en contra del actual sospechoso de su muerte por haberla golpeado. Sin embargo, el acusado niega haberlo hecho.