48 muertos en accidente de bus en Perú

Unas 48 personas han muerto en un accidente en el que un ómnibus se precipitó en un acantilado. Luego de chocar contra un camión en el tramo conocido como la “Curva del Diablo”, en Perú.

El único sobreviviente estable saltó por la ventana del ómnibus. Foto: Expansión CNN.

Hasta ahora suman 48 los muertos y unas seis personas heridas, cuatro de gravedad, según informó el Diario El país.

El hecho ocurrió este martes después de que un ómnibus cayera más de 100 metros por un acantilado tras chocar con un camión en la conocida curva del diablo, en Pasamayo, al norte de Lima (Perú), según han confirmado las autoridades del país.

El vehículo, perteneciente a la empresa San Martín Porres, había salido en la mañana del martes desde la ciudad norteña de Huaura rumbo a la capital con unos 50 pasajeros a bordo, además del chófer y una tripulante, ambos fallecidos.

Según los equipos de emergencia, hasta que no comiencen a mover los restos del vehículo, varado en una playa de difícil acceso y alcanzado anoche por la subida de la marea, no se podrá conocer el número exacto de víctimas.

Testigos afirman que el conductor perdió el control tras el choque con un tráiler. Por su parte el diario El Comercio indica que el camión de transporte invadió el carril contrario por un desperfecto en los neumáticos y acabó embistiendo al autobús.

Brigadas de los bomberos, voluntarios, policías y representantes del Ministerio de Salud se han desplazado hasta el lugar de los hechos, en un tramo de la carretera Panamericana Norte conocido como la curva del diablo, para iniciar las operaciones de rescate.

Según explican los medios internacionales, es una de las zonas más peligrosas del país para el tránsito vehicular y en esta época del año se convierte en un paraje neblinoso, lo que aumenta la peligrosidad.

El lugar en el que yace el autobús complica sobremanera las tareas de rescate. Los socorristas intentan desde el martes por la tarde retirar a contrarreloj todos los cadáveres del interior del vehículo siniestrado, que comenzaba a ser alcanzado por las olas al subir la marea.