La rosácea, un mal cutáneo que predomina en mujeres pero puede tratarse

La rosácea es una enfermedad crónica de la piel, las mujeres son las principales afectadas, según la dermatóloga y especialista Gabriela Martínez. La causa de su aparición se desconoce, pero se sabe que los factores genéticos son preponderantes.

Imagen de una persona que padece de rosácea. Foto: Mayo Clinic.

Según la doctora Gabriela Martínez, dermatóloga estética, clínica y quirúrgica, la rosácea afecta principalmente a las mujeres desde los 30 años de edad, pero también se diagnostican casos infantiles.

En menor medida los hombres consultan por padecer la enfermedad.

La rosácea es una afección cutánea frecuente que provoca enrojecimiento y vasos sanguíneos visibles en la cara. También puede ocasionar bultos pequeños y rojos llenos de pus, según el portal Mayo Clinic.

La causa de la rosácea es desconocida, pero según estudios su padecimiento se debería a la alternación a nivel de la inmunidad.

La dermatóloga señaló  a RDN, que varias sustancias caseras se pueden utilizar para disminuir la inflamación y la sensación de ardor que los pacientes sufren.

Se recomienda la manzanilla, papa, pepinos y rosa mosqueta.

Mientras que el tratamiento médico se selecciona de acuerdo al cuadro clínico de cada paciente, y se suelen utilizar antibióticos, sustancias vasoconstrictoras y antiinflamatorios en cremas.

Se resalta el tratamiento con la luz pulsada, que consiste en la aplicación de un gel frío en el rostro y luego la aplicación de la luz con los parámetros adecuados seleccionados por el médico.

El principal enemigo de esta enfermedad es el sol, ya que desencadena nuevos brotes de la misma. También los picantes, el alcohol, stress, calefacción.

Los pacientes deben de extremar cuidados utilizando protector solar diariamente y sombreros con protección solar.

No existe método alguno para evitar su parición, pero si medidas para evitar que empeore el cuadro.

Según estudios científicos las personas que padecen rosácea presentan una predisposición genética a la misma.

Dra. Gabriela Martínez. Foto: Gentileza.