Nacionales

Además de pagar seguro VIP, Congreso gasta G. 2.000 millones en “mini hospital”

La Cámara de Diputados cuenta con un “mini hospital” dentro de su establecimiento con un total de 26 funcionarios, entre especialistas médicos y asistentes administrativos.

Funcionarias aseguraron que birndan atención, incluso a periodistas. Foto: AAM.

El equipo periodístico de Algo Anda Mal (AAM), de Noticias Paraguay, recorrió las instalaciones del dispensario que funciona en la Cámara Baja y ocupa a un total de 26 funcionarios: 1 obstetra, 3 odontólogas, 4 psicólogos, 5 nutricionistas, 5 enfermeros, 5 médicos y 3 asistentes administrativos.

El establecimiento tiene varios años de vida en Diputados, creada por disposición del Decreto N°14.390/92, que establece que toda institución debe contar con un equipo médico para brinda los primeros auxilios.

Entre el personal, está como funcionaria nombrada Perla Leticia Paredes Acosta, hija de la ex diputada Perla de Vázquez, procesada por cobro indebido de honorarios y destituida del IPS por mal desempeño de sus funciones.

El director del Hospital de la Cámara Baja, Dr. Carlos Talavera afirmó que la funcionaria cumple con su horario en Diputados. “Todos los días que a ella le corresponde está acá”, resaltó.

Dicho dispensario cuenta con una sala de espera, tres salas de consultorio: para nutrición, enfermería y odontología. No obstante, desde hace dos años que no cuentan con los equipos necesarios para desempeñar sus funciones, como es el caso de las tres especialistas en salud bucal que no cuentan siquiera con una silla odontológica para realizar las atenciones.

Hace cuestión de dos años que venimos pidiendo una silla odontológica para que las odontólogas puedan cumplir su tarea, pero hasta ahora no estamos consiguiendo”, mencionó el director.

Por otro lado, indicó que mientras, las odontólogas, realizan otras funciones, como de enfermería o trabajos de prevención para la salud bucal en otras instituciones, que lindan con la cámara de Diputados.

Todo el dispensario, aparte del seguro VIP privado que se paga a los legisladores y a funcionarios, le cuesta al Estado y a cada ciudadano G. 2.000 millones al año.

Por su parte, el Dr. Talavera explicó que todo el plantel es profesional como cualquier otro del país. Sin embargo, que lo que les deja en la mira de los ciudadanos es que cumplen funciones en Diputados.

“Ser funcionario de la Cámara de Diputados ese es nuestro mayor pecado. Si yo supiese eso no iba a venir a trabajar acá, pero ya estoy cumpliendo 22 años ya acá dentro de la institución”, destacó el galeno.

Más detalles en los videos de abajo:

El Estado paga G. 2.000 millones al año por el dispensario de Diputados

Cuenta con el equipo básico para los primeros auxilios

Odontólogas no tienen equipo para cumplir funciones