Presentan amparo para cultivar cannabis

La organización “Mamá Cultiva Paraguay” se manifestó este jueves para exigir al Poder Judicial un amparo que les permita poder cultivar el cannabis para producir el aceite que sus hijos necesitan para el tratamiento de sus enfermedades.

Miembros de la organización Mamá Cultiva Paraguay. Foto: Lorena Galeano. RDN.

Cynthia Farina madre de una niña que es tratada con el aceite de cannabis, mencionó a RDN  que su pequeña de seis años tiene epilepsia refractaria, la cual no puede ser tratada con los anticonvulsionantes comunes.

La niña recibe 1 gota de cannabis cada ocho horas desde hace un año y seis meses, su madre resalta que las convulsiones disminuyeron en un 80%.

Farina cultiva las semillas del cannabis y prepara el aceite para después medicar a su niña.

En la epilepsia refractaria las crisis de convulsiones son más intensas y limitan al paciente a vivir plenamente.

“Vi sus mejoras cognitivamente, su conexión con el entorno es asombrosa  y comenzó a alimentarse bien”, puntualizó Cynthia Farina.

Cynthia Farina, miembro de Mamá Cultiva Py. Foto: RDN.

“Somos madres, no somos narcotraficantes”, resaltó la mujer.

Por otro lado, denunció que no reciben acompañamiento de los médicos ni del ministerio de salud.

Alrededor de 250 familias forman parte de la organización.

Las enfermedades que se pueden tratar con el aceite de cannabis son: dolor crónico, cáncer, epilepsia refractaria, fibromialgia, endometriosis, depresión, esclerosis múltiple, Parkinson, diabetes, VIH, Alzheimer, Síndrome de Tourette.

Planta de Cannabis. Foto:RDN.

Silvia Cuevas otra miembro del grupo “Mamá Cultiva Paraguay” contó que su hija de tres años se medica con el aceite de cannabis, manifestó que su pequeña nació con el Síndrome de West, el cual se caracteriza por espasmos infantiles y retraso psicomotor.

Los neurólogos le pronosticaban con pocas posibilidades de moverse e incluso de fijar la mirada, lo que la pequeña logró gracias a la utilización del aceite, resaltó.

Piden que no se los criminalice por querer el bien de sus hijos.