Jóvenes del Rubio Ñu vivían en pésimas condiciones

El pasado viernes, la fiscala Teresa Martínez intervino el Club Rubio Ñu de Luque, ante las denuncias de acoso y agresión que recaen sobre el supuesto presidente del club. En el lugar, la interviniente confirmó que habitaban cuatro jóvenes, provenientes del interior del país que convivían con el denunciado en precarias condiciones.

La Fiscala Martínez allanó el club Rubio Ñu de Luque. Foto: Monumental AM.

En conversación con Monumental AM, la fiscala que lleva el caso de Antonio González, denunciado, días atrás, por acoso y agresión por el jugador Bernardo Gabriel Caballero, afirmó que existen indicios de coacción y explotación laboral en dicho club.

Según las declaraciones de Martínez, en el lugar, se encontraban conviviendo cuatro jóvenes, todos provenientes del interior del país, mayores de edad, aunque uno de ellos llegó al club siendo menor de edad.

Según relató la agente del Ministerio Público, no es un lugar adecuado para que vivan los jóvenes. En el sitio fueron hallados materiales pornográficos.

“Vivían en condiciones precarias, en dependencias con techo de zinc, uno de los chicos cocinaba para los demás…  yo no enviaría ahí a mi hijo”, afirmó.

La fiscala, además de constatar la  situación, recogió todas las documentaciones del club para ver las fichas de los atletas.

“Tenemos una clara situación de coacción de González hacia otros jugadores que estaban viviendo ahí, específicamente para que tengan relaciones sexuales a los efectos de que puedan realizar sus actividades deportivas. Es una forma de explotación laboral”, sostuvo la fiscal.

Mencionó que el hecho de que ellos vivan en esa pensión y que tengan una relación de dependencia económica es un indicador de explotación.

Por otra parte resaltó que “uno de los indicadores más firmes es que la víctima viva con el explotador (captación, traslado y acogida)”. Aparte de las prácticas deportivas, realizaban actividades domésticas no solo para ellos, sino que también para los que vivía en ese lugar o practicaban en el club.

Aclaró que el consentimiento no tiene validez. “Nadie puede consentir la explotación, esto es un principio elemental dentro del Derecho, porque su voluntad está viciada por una situación de vulnerabilidad, por una situación de coacción por parte de este señor, porque no tiene alternativa, así que el consentimiento así como tal no existe”, expresó.

Martínez revisará toda la documentación e investigará si los futbolistas menores del club cuentan con autorizaciones de sus padres. “Eso no les exime ante la responsabilidad de guarda”, refirió sobre González. Todos serán llamados para declarar.