Muerte del capitán Piñánez y suboficial fue un atentado selectivo, aseguran

Pedro González, hermano de suboficial del Ejército José Manuel González Ferreira, manifestó que la muerte de su hermano y del capitán Enrique Piñánez fue un atentado selectivo, por las circunstancias del hecho.

Foto: Captura de Pantalla.

El joven expresó mediante una entrevista en el programa Algo Anda Mal (AAM), que el Estado no asume la muerte de los militares como  atentando ya que no se acepta la existencia de una bomba.

“Al no aceptar la existencia de la bomba, tampoco se va a aceptar la existencia del atentado. Yo sigo sosteniendo que el atentado existió, se dio y fue selectivo. Ellos (el capitán Piñánez y el suboficial González), debían morir en ese lugar y en ese momento”, sostuvo.

Indicó además que con Herminio Piñánez, padre del capitán Piñánez, llegaron a la conclusión que hubo un cuarto hombre, quien sería un informante de la Policía Antisecuestro.

Refirió también que el chofer de la camioneta, Juan Jara, y el cuarto hombre formaron parte del plan y sobrevivieron debido a que se resguardaron en la zona.

El hombre lamentó que aún no lograron conversar con el fiscal de la causa, Joel Cazal, y con la ahora fiscal general, Sandra Quiñónez, quien había pasado a coadyuvar en la investigación.

“El fiscal Cazal nunca tuvo una voluntad para llevar el caso en forma, como dictan las normas legales vigentes”, remarcó.

Asimismo señaló que “la escena del crimen fue liberada con los restos aún colgando; se llevó la camioneta, se movió todo, no se sacaron las fotos correspondientes, las versiones cambian, no se hace declarar a la gente, no se hace declarar a un cuarto hombre”.

Finalmente acotó que no permitirán que el caso quede impune y que tarde o temprano la verdad se descubrirá por completo.

Caso

Los militares habían fallecido el 26 de noviembre del 2014, en circunstancias poco claras.

El hecho se registró sobre la ruta 5, en la zona de Cuero Fresco, Concepción, cuando el vehículo en el que se trasladaban fue devastado por el estallido, durante un operativo de combate contra la Agrupación Campesina Armada (ACA), actualmente desaparecida.

“Con este material podemos meterle en la cárcel a Cartes”