¿Quién fue el “zorro”?

Casi la mitad de lo recaudado en un año por la Policía Municipal de Tránsito (PMT) de Asunción fue desviado, de acuerdo a investigaciones internas de la comuna capitalina. En 12 meses desaparecieron poco más de G. 930 millones.

Casi la mitad de lo recaudado en un año por agentes de la PMT de Asunción desapareció de la Municipalidad de Asunción. Foto:

Un faltante de G. 931.008.151 fue descubierto por la recientemente creada Dirección de Transparencia y Anticorrupción de la Municipalidad de Asunción. El monto corresponde a alrededor del 40% de lo recaudado por la Policía Municipal de Tránsito entre octubre de 2016 y setiembre de 2017, de acuerdo a documentos a los que tuvieron acceso la redacción de RDN y el departamento prensa de Telefuturo.

Una ausencia, un descubrimiento

La cuestión inició casi por casualidad. La inasistencia de una de las cajeras de la Comuna permitió que otros funcionarios municipales encontraran escondidos en su espacio de trabajo documentos que no debían estar allí, sino ya archivados y cargados en el sistema informático.

Comenzaba así el descubrimiento de lo que sería un millonario desvío de fondos de la Municipalidad de Asunción.

De acuerdo a documentos internos de la Municipalidad, la Dirección de Transparencia y Anticorrupción detectó lo que sería “un grave perjuicio patrimonial” que se generó como consecuencia de la no entrega al Departamento de Ingresos de parte de lo recaudado en caja por parte de funcionarios del municipio.

Pero, vayamos por partes.

Cada vez que agentes de la PMT cobran multas a los ciudadanos que se encuentran en falta, el dinero que reciben debe recorrer un camino de controles antes de finalmente ser depositado en las cuentas correspondientes de la Municipalidad de Asunción.

Una vez que los agentes de la PMT afincados en las diferentes bases distribuidas en la ciudad reciben el dinero y cierran su jornada, deben dirigirse a la sede de la comuna. Alló deben llegar hasta las cajas habilitadas y presentar planillas de rendición por el cobro de las multas (en triplicado), comprobantes de pago, las actas que respaldan esos cobros y el dinero recibido.

El cajero debe sumar los comprobantes y verificar que coincidan los documentos. Una vez confirmada la correlación, los documentos son recibidos y se comienzan a cargar en el sistema informático para luego imprimir una constancia.

Acto seguido, el cajero carga en el Sistema de Recaudaciones de la Municipalidad de Asunción las facturas correspondientes a los cobros realizados por los agentes de la PMT. Cada comprobante es ingresado con el número, monto de importe percibido, año y código de la multa.

Cuando se termina la jornada, cada cajero debe realizar su rendición de cuentas y el arqueo de cajas para luego depositar los montos en las cuentas correspondientes. Finalmente, las planillas son archivadas.

Omisión generó el desvío

A pesar de lo sencillo que parece ser el procedimiento, se detectaron millonarias irregularidades en el interior de la Municipalidad de Asunción.
En concreto, una de las cajeras -cuyo nombre no ha trascendido aún- dejó de registrar una parte de los documentos entregados por los agentes de la PMT. Tampoco depositó el dinero correspondiente de esas multas en las cuentas en las que debía hacerlo.

Al dejar de realizar esa parte en particular, la funcionaria conseguía obstaculizar el control posterior. No solo no se registraban los pagos en el sistema informático, sino que los documentos físicos entregados por los agentes de la PMT no eran entregados ni archivados. Esos mismos documentos que serían hallados luego escondidos en el espacio de trabajo de la funcionaria.

No deja de ser llamativo en la situación que, a pesar de haber decenas de cajas habilitadas en la Municipalidad, los agentes de la PMT optaban todos por acercarse a una de ellas en particular, la caja en la que se registraron las irregularidades.

G. 1.500.000 desaparecidos en un solo día

Pero, hagamos la cosa más concreta. Por ejemplo, el 4 de abril de 2017, los agentes de la PMT presentaron documentos respaldatorios y entregaron un total de G. 2.648.528. Sin embargo, la cajera encargada cargó al sistema informático y presentó documentos solo por G. 1.212.928.

Es decir, un total de G. 1.435.600 que fueron recaudados por la PMT nunca fueron presentados ante la Comuna.

¿Dónde fue a parar ese dinero? He ahí la gran pregunta.

G. 930 millones en un año

Solo en el mes de abril del año pasado, el perjuicio a la comuna habría sido de unos G. 40.383.728.

Entre mayo y setiembre del año pasado, el perjuicio habría sido de unos G. 362.248.069. Si se tuviera en cuenta el período entre octubre de 2016 y setiembre de 2017, el monto total del perjuicio es de G. 931.008.151, unos 186.000 dólares.

Grotescos desvíos

Lo grotesco de estos desvíos llegaron a niveles poco creíbles. En algunos casos, más de la mitad de lo recaudado por algunas bases de la PMT nunca fue entregado a la comuna.

Por ejemplo, entre mayo y setiembre de 2017, la Base 1 de la PMT cobró un total de G. 132.848.045. Sin embargo, los documentos revelan que solo G. 56.164.858 fueron ingresados a las arcas de la comuna. Haciendo simple la cuestión: más de la mitad del dinero recaudado en ese tiempo por esa base en particular nunca llegó a la Municipalidad de Asunción.

Quizás el caso más alevoso tenga que ver con el Estacionamiento Controlado de Asunción. Entre mayo y setiembre del año pasado, los agentes de la PMT recaudaron un total de G. 93.171.284. Sin embargo, se encontraron registrados apenas G. 24.349.943.

Es decir, más del 70% del dinero recaudado en este concepto por los agentes de la PMT nunca fueron presentados a la Municipalidad de Asunción.
Datos estimativos previos indican que alrededor del 40% de lo recaudado por la PMT entre octubre de 2016 y setiembre de 2017 en realidad nunca fue presentado ante la Comuna.

Perjuicio podría ser mayor

Los documentos revelan además que el millonario desvío habría sido desarrollado durante varios años. Según confirmaron fuentes de la comuna, el millonario desvío de dinero municipal podría ser varias veces mayor.

Queda aún pendiente resolver quién habría sido el encargado de orquestar el esquema en una institución en la que gran parte de los funcionarios llegaron gracias a favores de políticos y nunca pasaron por concurso de mérito alguno.

Presentarán denuncia

Fuentes de la Municipalidad confirmaron a la redacción de RDN y al departamento de prensa de Telefuturo que la comuna presentará ante la Unidad de Delitos de Económicos de la Fiscalía una denuncia penal por el millonario desfalco.

La encargada de la detección de la irregularidad fue la recientemente creada Dirección de Transparencia y Anticorrupción, unidad a cargo de Diego Marcet.

Llamativamente, algunos concejales se habían opuesto a que esta oficina tenga acceso también a documentos de la Junta Municipal, luego de que el programa Algo Anda Mal (AAM) denunciara groseras irregularidades en el legislativo comunal. Algunos, como el colorado Oscar “Nenecho” Rodríguez, alegaron que al ser una nueva oficina no podrían contar con la experiencia necesaria para realizar los trabajos; sin embargo, apenas un par de meses de su creación, la nueva dirección ya ha detectado otro millonario escándalo.

El millonario desfalco fue detectado no solo a través de una dirección nueva, sino también gracias a un departamento que actualmente cuenta con apenas tres personas en su interior.

¿Seguirá entonces la actitud reacia a la transparencia o finalmente los concejales también permitirán a la transparencia llegar a la Junta Municipal?

juankilezcanof@gmail.com – @juankilezcano