Díaz Verón, su esposa e hijos invirtieron miles de millones en empresa

Javier Díaz Verón, fiscal General del Estado con permiso, indicó que las acciones de su esposa María Selva Morínigo provienen de una indemnización, lo llamativo es que el monto desembolsado en dos empresas equivale 15 veces más de lo que cobró.

María Selva Morínigo y Javier Díaz Verón. Foto: ABC Color.

La indemnización que recibió María Selva Morínigo no alcanza ni el 10% del efectivo que puso junto a sus hijos en dos empresas.

La mujer junto con sus hijos Yerutí Díaz Morínigo y Alejandro Díaz Morínigo son accionistas de Canto Rodado SA, sociedad que integraron con G. 2.500 millones y a través de la misma son accionistas de otra empresa llamada Salty River SA constituida con G. 2.000 millones, en donde Morínigo puso G. 500 millones.

En su totalidad la familia desembolsó G. 3.000 millones en dos corporaciones.

Díaz Verón argumentó que su esposa se hizo socia de la firma Salty River S.A mediante el dinero que percibió con su retiro voluntario del Fondo Ganadero.

De acuerdo a un informe emitido por el Fondo Ganadero, Selva Morínigo terminó de cobrar la indemnización el en 2014, la que fue un total de G. 203.531.055.

En la sociedad familiar Canto Rodado S.A, la esposa de Díaz Verón puso G. 1.500 millones en efectivo, mientras que su hija Yerutí depositó G. 500 millones y Alejandro otros G. 500 millones, totalizando los G. 2.500 millones.

Sus hijos no cuentan con registros laborales.

Las inversiones millonarias de la esposa e hijos de Díaz Verón se registraron dos años después de que el mismo asumiera como fiscal general del estado, reportó ABC Color.