Periodista recuerda negros antecedentes de Barreto Sarubbi

El miércoles, falleció el dirigente colorado y empresario Carlos Barreto Sarubbi. Fue el primer intendente de Ciudad del Este, además de Gobernador de Alto Paraná. Tenía 84 años y una larga carrera política como caudillo.

El presidente Horacio Cartes junto con Barreto Sarubbi. Foto: Facebook.

El periodista Juan Manuel Salinas recordó algunos antecedentes del político esteño en una publicación de EPA. En el texto se rememoran algunas cuestiones que relacionan al hoy fallecido con el crimen organizado.

En la mañana de este jueves, el Presidente de la República Horacio Cartes y otros políticos colorados acudieron al sepelio de quien fue hombre fuerte de la frontera.

A continuación, se transcribe el texto elaborado por el periodista y realizador cinematográfico Juan Manuel Salinas:

Pero, ¿es ese solo el currículum? Muchos lo recuerdan por sus obras sociales, pero – nuevamente hago la pregunta – la información que están lanzando los principales medios de comunicación de nuestro país en torno a Don Carlos Barreto Sarubbi, ¿es la completa?

Cuando entrevisté a Carlos Martini para mi documental Paraguay, Droga y Banana, estrenado en los cines en el 2016, me expuso un punto que hasta ahora me zumba en el oído.

Barreto Sarubbi en sus buenas épocas. El periodista Rubén Velázquez lo definió como una suerte de “padrino”. Decía que detrás de su sonrisita había un “hombre feroz”.
Foto: Epa.com

Martini, con su estilo claro y práctico, enfatizó en que la clase política de Paraguay, incluyendo a la oposición y la prensa, tenían bien claro en aquel febrero de 1989, que el General Andrés Rodríguez fue  una de las principales columnas de la dictadura de Stroessner.

No sólo eso, también estaba al tanto sobre sus vínculos con la gran corrupción y actividades delictivas como contrabando y narcotráfico. Pero existía en ese tiempo un aire de hacer “borrón y cuenta nueva”.

A eso, Martini lo denominó como un “pacto tácito y de silencio”, no había que tocar estos temas. Así se hizo, la clase política enmudeció, incluyendo la oposición y la prensa que entró también al juego, negándose a publicar cuestiones negativas ligadas a Rodríguez. Recién años después con el programa, El Ojo, la cuestión comenzaría a destaparse.

Ahora bien, ese “pacto tácito y de silencio” que habla Martini, ¿sigue existiendo? Expongo esto, porque Don Carlos Barreto Sarubbi, eterno socio de negocios justamente del General Andrés Rodríguez, fue señalado en varias ocasiones como uno de los importantes capos de frontera.

Es mencionado en el libro Conexión Latina, de los norteamericanos Evert Clark  y Nicholas Horrock, como el administrador de la Pista Hernandarias, 352 hectáreas destinadas al contrabando y narcotráfico, clave para el envío de heroína a Estados Unidos que impulsaba Auguste Joseph Ricord, el célebre traficante francés que operaba desde Paraguay bajo protección política. De esto, los grandes medios ni una sola mención.

Pero acá no termina la cuestión. En mi película, y disculpen que vuelva a mencionar mi documental, pero viene al caso, hay una acusación frontal contra Barreto Sarubbi como cómplice en el asesinato de José Melgarejo, dueño legítimo de aquellas 352 hectáreas donde fue construida la célebre pista.

Tanto Doña Petrona Sosa de Melgarejo, como sus hijos y el abogado Adalberto Fox, detallaron cómo Melgarejo fue ultimado a balazos, para que Rodríguez y el político esteño se hicieran dueños de esas tierras.

Manifestación contra Barreto Sarubbi en el Palacio de justicia en la década del 90. “USURPADOR”, se lee en los carteles donde se ve su foto. Foto: Epa.com.py.

Existe incluso un pasaje de las largas entrevistas que no pude incluir en el corte final del documental, en el que se expone cómo Barreto Sarubbi presionó a la entonces viuda y con 9 hijos, uno de ellos con apenas 40 días, a que le de las escrituras originales de esa estancia, algo que nunca obtuvo.

Aquellas 352 hectáreas finalmente quedarían a nombre de Doña Nelly Reig de Rodríguez, viuda del General Rodríguez.

Cabe señalar también el relato del periodista Rubén Velázquez, ex corresponsal en Ciudad Del Este, del viejo diario Noticias, que en mi misma película retrata a Barreto Sarubbi como una suerte de padrino al que la gente le iba a pedir favores casi besándole la mano.

Vestido de blanco, a veces con sombrero, sonrisa fácil, pero haciendo hincapié que tras esa sonrisita, había un “hombre feroz” que manejaba todos los puertos de la zona y aeropistas con vuelos que no paraban, cargando todo tipo de mercadería.

En el libro de Aníbal Miranda, Grandes Fortunas del Paraguay, Barreto Sarubbi tiene un gran espacio. Miranda se refiere al tremendo poder que tenía en el pasado detallando que contaba con “28 depósitos, pista de aterrizaje, radiocomunicación, hangares y sus propios aviones”.

La célebre Pista Hernandarias. Fue destinada al contrabando y narcotráfico. Foto: Epa.com

Durante el gobierno de Wasmosy, Barreto también supo acomodarse, ya que encabezó la Comisión de Control del Contrabando en Ciudad del Este.

Miranda, escribe: “El mayor contrabandista de la zona resultó premiado con la jefatura del combate al contrabando. Solamente pudo haber ocurrido en Paraguay. Ni se sonrojó. Tomó su puesto de lucha, ordenó a funcionarios y policías caerles duro a los contrabandistas, denunció al intendente municipal por corrupto (era un adversario de otra corriente del Partido Colorado). De paso se deshizo de la competencia ruinosa que representaba un par de chinos. El propósito principal, sin embargo, era la Intendencia. Su hijo Juan Carlos Barreto estaba en campaña para el cargo. Salió electo con mucho dinero y palanca del padre”.

Pero nada importó, el 20 de agosto de 2013, el caudillo fue declarado ciudadano ilustre de Alto Paraná por la Junta Departamental.

Según Miranda, Barreto se alzó con una fortuna de 750 millones de dólares. Pero de esto, no he leído ninguna publicación, ni una sola palabra, ni siquiera de medios que no son de Cartes. Sólo encuentro frases relamidas como “Falleció uno de los políticos más reconocidos del país”. Y, claro, la decisión de la Municipalidad de Ciudad del Este de declarar “tres días de duelo”.

Así mismo cabe mencionar, la presencia del presidente Horacio Cartes en su velorio, acompañado del excandidato por la presidencia, Santiago Peña.

¿Será que todavía está vigente aquel “pacto tácito y de silencio” del que habló Martini?