Caso Gatillo fácil: Reprograman juicio para dentro de un año

El padre del joven Richard Ferreira, quien el 13 de agosto del 2016 quedó parapléjico, luego de ser víctima de gatillo fácil, a raíz de una persecución policial, sigue pidiendo justicia, entre lágrimas. El caso se sigue dilatando, a pesar de que han pasado ya casi dos años del hecho.

El hecho ocurrió en agosto de 2016. Foto: Radio 1000 AM.

Según informó Telefuturo,  por el hecho fue imputado el comisario Zárate, en calidad de coautor del hecho punible de persecución a inocentes, simulación de hecho punible, denuncia falsa, inducción a un subordinado a un hecho punible y frustración de la persecución y ejecución penal en carácter de autor.

Así también fue imputado el suboficial Johnie Orihuela, por los derechos de tentativa de homicidio y lesión grave en carácter de autor y persecución de inocentes y simulación de un hecho punible.

La defensa del comisario Zárate recuso, la semana pasada, al pleno del Tribunal de Sentencia a horas de iniciar el juicio, por una supuesta parcialidad manifiesta.

Este viernes la fecha se pospuso para dentro de un año. “Paren de ser delincuente y de asociarse con criminales”, pidió el desconsolado padre, entre lágrimas.