Vivió 25 años en estado vegetativo esperando justicia

En las primeras horas de este domingo, después de 25 años de su accidente que la dejó en estado vegetativo, falleció Carolina María Esther Ramírez Ríos, de 46 años. No hubo imputados en su causa.

Su madre la cuidó en todo momento, nunca la dejó. Foto: Última Hora.

Según informó Última Hora, la tía de Carolina, Noly Ríos, comentó que el sábado por la noche estaba con taquicardia y sudaba mucho pero no imaginaron que ya eran los efectos de su despedida.

El accidente se produjo en la noche del 13 de setiembre de 1992. Eran las 21.00 aproximadamente cuando Carolina había salido de la Facultad de Ciencias Contables de la Universidad Católica, donde cursaba el segundo semestre, y se dirigía a su casa al mando de su automóvil Suzuki; estaba en compañía de su amiga Cira Bejarano.

Cuando ellas llegaron sobre la avenida General Santos, a la altura de la Misión de Amistad, su auto se estrelló contra una camioneta. Aunque llevaba puesto el cinturón, Carolina se lastimó la cabeza con el impacto. En cuanto a su amiga, falleció dos días después.

No obstante, nada se supo del que iba a bordo de la camioneta; tras el choque, se dio a la fuga. “Nunca se hizo justicia, no hubo imputados, ya que no había testigos y el caso quedó en el oparei, como se dice vulgarmente”, lamentó la tía.

Carolina sufrió una “lesión de la vía sensitiva a nivel del tronco cerebral o mesencéfalo”. Se alimentaba por medio de una sonda conectada directamente al estómago (gastrostomía). Pese a que su cuadro era irreversible, su familia nunca perdió las esperanzas y la cuidaba día a día en su casa.

La mujer, en ese entonces, cumplió 21 años de edad, practicaba paddle, tenis, e iba al gimnasio antes de que ocurriera el accidente, incluso un par de meses antes había regresado de los Estados Unidos, relató su madre Ketty Ríos.